Cambio de tercio

Siempre quise dar a esta página un cierto contenido económico. No sólo se trata de tener una afición y gastar en ella, como es habitual, sino que si además se podía obtener un beneficio, o al menos que no  costara dinero, mejor.

Ahora creo que ha llegado  el momento de recomendar directamente que no se compre a los precios actuales.

Cuando empecé con esta página era un buen momento para invertir tanto en coches como en motos que podían ser futuros clásicos. Escribí varios artículos de ello recomendando modelos concretos de coches y motos. Y acerté. Las revalorizaciones han sido muy grandes en ambos casos.

Hace ya un año escribí diciendo que me parecía que los precios empezaban a crecer de forma más lenta que hasta entonces, que había varios factores externos que considerar, como la recuperación de la inversión inmobliaria en algunas zonas, el auge de las criptomonedas, las regulaciones cada vez más axfisiantes en ITV’s, las limitaciones a la circulación, o una economía que no terminaba nunca de despegar claramente en España, y que por todo ello era conveniente comenzar a ser prudentes. No sólo porque las revalorizaciones que se podían esperar ya no eran tan grandes, sino porque veía muchos casos de motos y coches que no tendrán nunca ningún valor como clásicos y que se pretendían vender por unos precios disparatados pretendiendo subirse a la ola del éxito de otros modelos que sí serán clásicos, o que ya lo son.

Ahora creo que la situación económica en España ya ha llegado al borde del cambio de tendencia que se podía intuir entonces en el horizonte. Y eso que no es que haya sido boyante tampoco en los últimos años.

A nivel mundial pienso que hay un poco de margen aún, pero que se puede comenzar a complicar a corto plazo.

Puede parecer precipitado, pero se trata de adelantarse a los hechos, no de esperar a cuando ya sea demasiado tarde.

Por lo tanto, al que quiera comprar el coche o moto de sus sueños le recomendaría que espere  salvo que encuentre un chollo. Y al que esté pensando en vender, que lo haga ya, y si es un modelo valioso, que piense seriamente en venderlo en otros países europeos.

Aquí queda mi consejo. Ojalá me equivoque.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *