Kawasaki GPZ 600

Hemos visto ya varias motos que supusieron un salto cuantitativo por uno u otro motivo. Hasta la llegada al mercado de la GPZ en 1985 los fabricantes japoneses trataban las cilindradas medias como de segunda fila. Lo habitual eran motos de entre 500 y 600 cc de cilindrada con motores tetracilíndricos refrigerados por aire y semicarenado.

Es decir, eran las hermanas pobres de los modelos de cilindradas grandes.

Kawasaki GPZ 600 - 1 - 500

Presentada a finales de 1984, esta moto llegó con toda la tecnología punta del momento: tetracilíndrica con refrigeración líquida, 16 válvulas, mono amortiguador progresivo, sistema anti hundimiento en la horquilla, rueda delantera de 16” y carenado integral. Además tenía una estética rompedora con todo lo anterior, siendo para mí una de las motos más bonitas de la década.

Pesaba 195 kg y lograba una potencia de 75 CV, los cuales le hicieron ser la más potente de su categoría y la que mejor aceleraba. Gracias a su buena aerodinámica alcanzaba los 215 km/h, lo que la hacía también la más rápida. Y junto con la VF 500 era también la más estable y la que mejor frenaba.

Siendo la más rápida, teniendo una estabilidad como la mejor, y además siendo bonita, no tardó en ser la preferida del público.

Su rival más directa fue la Honda VF 500 F-II. Sucesora de la VF 500 F del año anterior, que fue la mejor deportiva del momento, era también un compendio de la técnica más avanzada, y además algo más ligera que la GPZ. No obstante, por su menor cilindrada tenía un motor con menor potencia máxima y todavía menor respuesta en bajos que la GPZ, por lo que se quedaba un poco atrás en prestaciones. En cambio su comportamiento era igual de bueno que el de la Kawasaki.

El resto de su competencia, la Yamaha XJ 600 y la Suzuki GSX 550, quedó inmediatamente desfasado.

Como inconvenientes se mencionaron en las primeras series un chasis poco resistente ante cualquier caída, y un motor que acusaba el paso de los kilómetros al tener que ir siempre muy alto de vueltas (cosa normal en esa cilindrada).

Teniendo en cuenta que otras motos en los ochenta eran destronadas en uno o dos años, el reinado de la GPZ en la cilindrada media fue incluso largo. En 1988 ya estaba disponible la Kawasaki GPX 600, una moto que no llegó a cuajar, pero también estaba en las tiendas la Honda CBR 600, que esa sí fue la nueva e indiscutible reina. Un año después se podía comprar también la Yamaha FZR 600.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *