Moto Guzzi Le Mans

Moto Guzzi es en la actualidad una marca de nicho centrada en motos turísticas y retro, pero tiene una larga historia en competición e innovaciones a sus espaldas. Ya en 1955 llegó a competir en grandes premios con una moto V8. Ese motor giraba a 14.000 rpm y lograba 80 CV de sus escasos 500 cc, con los que lanzaba la moto a 286 km/h.

Moto Guzzi 850 Le Mans - 500

Durante la época de los setenta tenía a la Le Mans 850 como su mejor deportiva. Eterna rival de la Ducati 900 SS, con la que tenía bastantes similitudes. En realidad, mucho de lo comentado para ella sirve para esta Guzzi.

Como ella, es italiana para lo bueno y para lo malo, aunque la Guzzi tiene fama de ser más fiable. Ambas tienen una cilindrada parecida, son bicilíndricas en V refrigeradas por aire, con dos válvulas por cilindro, idénticas dimensiones de neumáticos, dos amortiguadores y una distancia entre ejes muy parecida.

No obstante, tienen algunas diferencias significativas: la Guzzi cuenta con cilindros transversales para satisfacer los requisitos de mantenimiento sencillo de la policía italiana, el eje del cigüeñal es longitudinal, tiene transmisión por cardan, distribución con muelles mandada por varillas y balancines, y frenado integral. Todo ello parece indicar menores capacidades deportivas, pero no es así.

La versión que inicia la década de los ochenta es la Le Mans III (850), lanzada justo en 1980. Su potencia era de 75 CV, su peso en seco unos contenidos 205 kg, y la velocidad máxima que mencionan distintas fuentes ronda los 210 km/h.

Su motor tenía mejor funcionamiento en bajos y medios que el de la Ducati, y su comportamiento a alta velocidad era alabado de igual forma que el de ésta. Ambas compartían este punto fuerte respecto a las japonesas de entonces. Ahora es algo que damos por supuesto, pero entonces se valoraba mucho, sobre todo cuando una moto empezaba a dar bandazos a 200 km/h y el conductor, todavía dando gracias de estar vivo, se paraba con las piernas temblando. Recuerdo los “halagos” a la estabilidad de la Yamaha XS 1100 o alguna de las Laverda 1200, por ejemplo.

La versión III se fabrica hasta el año 1983. En 1984 ve incrementada su cilindrada a 1000 cc e incorpora rueda delantera de 16 pulgadas, siguiendo la moda japonesa de entonces. Un pecado para los puristas.

Actualmente es una moto bien valorada entre los coleccionistas de motos clásicas y entre los que participan en competiciones de clásicas. Es también una buena base para hacer una café racer.

MEJORAS:

La capacidad de preparar la Le Mans para circuito es enorme, no disparatadamente cara, y resulta bastante fiable para una moto de competición. Existen cilindros y pistones de mayor diámetro para aumentar la cilindrada, culatas con doble bujía y mayor compresión, escapes, carburadores, encendidos electrónicos, árboles de levas, volantes aligerados, carenados, etc.

Sin salir de España hay un par de preparadores especializados en ella.

Moto Guzzi Le Mans - Cafe - 500

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *