Visita a “Clasic Bike Obsession”

Trasteando por Internet he encontrado una pequeña empresa del tipo de las que creo que hacen falta en el mundo de los aficionados a las motos. Así que, tras una llamada de teléfono para indagar sobre su especialización en la reparación y venta de motos deportivas japonesas de dos tiempos y de los años que más nos interesan, bien merecía acercarme a Alcalá para echar un vistazo.

Aunque últimamente empiezan a abundar especialistas en motos clásicas o en café racer, durante décadas hemos tenido poco para escoger fuera de los concesionarios, talleres o compra ventas centrados en los últimos modelos. En los medios de comunicación, entonces poco más que revistas, pasaba lo mismo. El resto del mercado les estorbaba, y que no se te ocurriera ir buscando cosas raras.

Aunque sin llegar todavía al nivel de otros países europeos, poco a poco vamos teniendo más opciones. Por ello, bienvenidas sean las alternativas como esta de CBO. Espero que cada vez haya más, y con diferentes orientaciones.

Para ponernos en situación, el propietario es Yordi (sic), que es el clásico “quemado” de las motos, y en su caso especialmente de las dos tiempos. Es un antiguo piloto que llegó a competir en el campeonato de España de 125 en la época de Lorenzo, Pedrosa y Stoner. Respecto a su actual taller y tienda, fue concesionario de Honda hasta que hace un par de años decidió cambiar su enfoque.

Actualmente se dedica, entre otras cosas, a traer a España modelos muy especiales que no se vendieron aquí (al menos oficialmente), como la Suzuki RG 500:

… o la Yamaha RD 500:

Y varias más de las peculiares, como las tetracilíndricas cuatro tiempos de 400 cc que aquí no vimos más que en las revistas, alguna Honda CX 500, CBX 1000 seis cilindros, Suzuki RGV 250, etc.

Cómo no, también vende RD 350, que en este caso suelen provenir de España:

En función del estado en el que lleguen son sometidas a unas reparaciones más o menos exhaustivas. En la siguiente foto se pueden apreciar dos TZR 250 y una NSR 250 en distintos estados de restauración, seguidas por el motor de una RD 500.

Aprovechando que tenemos a un piloto que ha probado todas estas motos, no podíamos dejar de entrar en las habituales comparaciones entre unas y otras. Ya quisiéramos muchos tener semejante formación de motos en la puerta para escoger:

Entre las 500 dos tiempos, su respuesta es la que me esperaba: su preferida es la Suzuki, la más ligera y potente.
De las 400 cc cuatro tiempos, escoge la Kawasaki ZXR.

¿Y entre todas las motos de estilo que han pasado por sus manos?. Pues en este caso su respuesta es la TZR 250, y el motivo es que su chasis y suspensiones son los mejores.

El que esté interesado en alguna de estas motos, y como yo no los conociera, ya sabe dónde tiene un sitio más en el que buscar, o donde encargar que le traigan una moto si no la tienen, y al que recurrir si necesita un taller o repuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *