Visita a Jarama Puertas Abiertas 2017

El pasado domingo se celebró una nueva edición de este evento para clásicos, que contó con la presencia de mil coches.

Para el que no lo conozca, es una jornada que se organiza en torno a clubes, que son los que se inscriben. Cada uno de ellos cuenta con una zona de aparcamiento en el paddock y quince minutos en pista.

El espíritu es el de pasar el día entre compañeros de afición y tomárselo con calma en el circuito. Más o menos. Aunque pocos  reconozcan que quieren ir deprisa, la mayoría de los participantes con coches más modernos se animan a correr un poco. Normalmente sin excesos, ya que lo habitual es no querer tener incidentes, y mucho menos en las tandas de los clásicos más veteranos, algunos de los cuales son auténticas joyas.

Pero siempre hay excepciones. En mi opinión, esta jornada no es la ocasión para el que quiera ir de carreras. Ni es el día, ni todo aquel con el que se comparte pista tiene soltura conduciendo en circuito, ni la presión de querer aprovechar los escasos quince minutos es lo más adecuado. Al final lo que se puede conseguir es que los dueños de los mejores coches decidan dejarlos en casa y no se arriesguen a salir a pista.

Volviendo al público, el acceso es libre para las zonas de paddock, el museo del RACE y las gradas, por lo que además de ser un evento muy entretenido resulta gratuito.

Como siempre, uno de los atractivos es la gran variedad de coches que se pueden ver, aunque en este año se echó de menos a los camiones. Pongo a continuación algunas fotos que lo ilustran.

   

 

        

  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *