Yamaha FZR 1000 / EXUP

Creo que hay dos motos que se pueden considerar las mejores deportivas de los años 80: si el dinero no era problema, y para un uso en circuito, la Honda RC 30; para el común de los mortales, que tiene que mirar el precio y que busca también una moto válida para viajar o ir con pasajero, la FZR 1000 Exup.

A día de hoy es todavía peor: si quieres una RC 30 prepara al menos 14.000-15.000 euros, si optas por una FZR puedes dividir la cifra anterior por diez, y a lo mejor todavía te sobra algo.

Yamaha FZR 1000 - 1 - 500

Las bases del diseño de la FZR son las que siguen la mayoría de las motos deportivas actuales. Fue votada “moto de la década”. Y quizás lo sea.

En 1987 Yamaha sigue avanzando con la FZR el camino ya iniciado con la FZ 750: motor inclinado 45º, cinco válvulas por cilindro, caja de admisión junto a la pipa de dirección, flujo de aire lo más recto posible a las válvulas de admisión, chasis más recto desde basculante a horquilla, centrar masas, …

El chasis supuso un cambio radical respecto a lo que había antes en motos de calle. Yamaha lo llamó “Deltabox”, aunque bien podría haberlo llamado Kobas, ya que ese modelo es el que ideó Antonio Cobas para 1982 (ver artículo aquí) y con el que Sito Pons hizo un podio en el mundial ya en ese mismo año. La idea es sencilla: unir de la forma más recta posible el eje del basculante con la pipa de dirección, contar con un mono amortiguador progresivo cuyo esfuerzo se transmita lo más longitudinalmente posible al chasis, y aumentar la resistencia con una mayor sección transversal.

Añade a lo ya visto en la FZ una entrada directa de aire desde el frontal del carenado a la caja de admisión, como estamos habituados a ver ahora en cualquier moto deportiva.

En la versión de 1987 lograba 130 CV, 255 km/h y un buen comportamiento, aunque todavía mantiene una llanta de 18” atrás, viniendo ya con 17” delante.

Sin esperar mucho, en 1989 el motor reduce su ángulo a 35º, permitiendo acortar un poco la distancia entre ejes, aumenta un poco su cilindrada y añade la válvula EXUP en el escape para aumentar la potencia a medio régimen y de paso hacerlo menos brusco. También se cambia la llanta trasera a 17 pulgadas y se aumenta el tamaño de los frenos. Con todo ello ya tenemos 143 CV, un motor más dosificable, una moto con 210 kg y una velocidad máxima de 270 km/h. Y una moto “redonda”.

Su gran rival fue la Suzuki GSX-R 1100, que siguió el camino de la fuerza bruta con menos sofisticaciones técnicas. Frente a ella, la Yamaha era la opción amable, con un comportamiento menos nervioso, un motor más controlable, menos pesada, e igual de rápida.

Todavía se ve alguna por los circuitos junto a motos modernas, lo que dice mucho de ella. Frente a las actuales resulta larga y pesada, estando más en su ambiente en circuitos rápidos, y más fuera de lugar en los lentos.

 

Un comentario sobre “Yamaha FZR 1000 / EXUP”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *